A qué sabe la Felicidad - Soldadito Marinero Blog

A qué sabe la Felicidad

Hay quien dice que la felicidad está en las cosas pequeñas, y hay quien opina que no. Que se encuentra en las decisiones importantes.

Yo no soy quien para confirmar ni desmentir a unos ni a otros. No soy más que otro aprendiz que no tiene aún la respuesta. Pero, de momento, me quedo con las cosas pequeñas. Así que… vamos a intentarlo.

¿A qué sabe la felicidad?
(Pequeñas cosas sin con importancia)

Sabe al primer trozo de Turrón Suchard en Navidad. Y es que hay tres cosas de las que soy incondicional, y una es el turrón. Siempre Suchard. Y clásico, nada de sabor oreo, ni chocolate blanco ni avellanas. Ese primer trozo, antes de terminar aborreciéndolo hacia Reyes, me traslada a mi infancia y me hace soñar. Así que cuando se acerca diciembre noviembre octubre (sí, Octubre…) y empiezan a aparecer en los mostradores del supermercado las primeras tabletas, siempre caigo en la tentación y, por unos instantes, vuelvo a hacerme pequeño por Navidad. Merece la pena detenerse, cerrar los ojos, y recordar. Probadlo.

Me hago pequeño recordando noches en vela esperando a los Reyes Magos. Con un plato de galletas en la entrada y un poco de leche para los camellos. Con una ilusión inocente que rara vez regresa en la edad adulta. Me hago pequeño escribiendo la carta, haciendo balance del año y esperando que no caiga carbón, a no ser que sea del dulce. Me hago pequeño recordando la emocionante mañana del día 6, la que menos costaba madrugar, la de abrir los regalos de la única forma que deberían abrirse. Rompiendo el papel como si nada más importara. Horas antes, nervios en la cama, preguntando a mis padres si era de noche o me podía levantar ya. Me hago pequeño recordando las campanadas de Nochevieja en familia. Con Martes y Trece, con chistes que yo no entendía pero a los mayores parecían hacerles gracia. Me hago pequeño con la pregunta: y a ti, ¿qué te han traído los Reyes?

Así que ese trozo de turrón me hace pequeño y evoca en mí todos esos recuerdos.

Y soy feliz por un instante.

love actually navidad

Sabe al primer helado del verano. De cucurucho, de barquillo, de toda la vida. Y esta es otra cosa con la que soy incondicional: los helados, siempre de chocolate. Sé que hay otros sabores, y sé que me gustarían. Pero cuando llega el momento de elegir, elijo el chocolate. Siempre. No encuentro el momento de cambiar de sabor, porque no sé cuándo me comeré otro. Esto me recuerda que dicen que se puede saber mucho de una persona por cómo se come un helado (nadie lo dice en realidad, sólo yo, pero queda mejor ese “dicen”). Comiendo la bola de helado y dejando el barquillo para el final; avanzando en paralelo con helado y cucurucho de forma ordenada; o dejando que el helado caiga dentro del cucurucho para luego sorberlo por debajo. Mancha incluida en la camisa. Yo soy de ésta última, lo reconozco.

La tercera cosa de la que soy incondicional son los bolígrafos bic. Ya sé que hay muchos otros bolígrafos y mucho mejores. Me da igual. Cuando toda pedir material en la oficina, pido un bic azul. Me conformo con esos bolígrafos inmortales que solo se rompen cuando los mordiscos que les has dado podrían haber acabado con un entrecot de una semana.

El turrón Suchard, los helados de chocolate y los bolígrafos bic. A eso se limitan mis principios. Los inamovibles. En lo demás, me puedes hacer cambiar de opinión.

A lo que iba.

Sabe al primer beso con aquella chica que tanto te gustaba. Va a ser verdad que quien la sigue la consigue. Pues no. Pero a veces sí, y ésas compensan a todas las demás. Te has pasado medio año mirándola en la Universidad, imaginando en ese ratito por las noches antes de dormirte las mil maneras en que podría llegar este momento. Y ahora, por fin, eres el protagonista de tu sueño. Te parece incluso que ya lo has vivido de tanto imaginarlo. Pero ahora se acabó la incertidumbre. Nada sabe igual que ese instante. Cerráis los ojos, os besáis, y luego dejas escapar una boba sonrisa capaz de espantar a cualquiera. Pero ya te igual, porque algo ha comenzado.

Ese beso sabe tan bien porque no ha sido fácil. Porque lo has imaginado mil veces antes. Porque lo que cuesta, sabe mejor.

big fish recompensa

Y sí, ese fragmento de felicidad es unisex, cambiad el género y es igual de válido.

Sabe a reencuentro. Sabe a ese viaje que hiciste para visitar a tu amiga que se había ido a vivir al extranjero. A trabajar. De au pair. De Erasmus. De lo que sea. Sabe al abrazo en la estación, sabe al primer paseo en que te enseña orgullosa la ciudad donde vive, y sabe a unas pintas en ese pub irlandés recordando viejos momentos.

hacia rutas salvajes frases

Sabe al último examen. A terminarlo y que ya dé igual cómo ha salido. Porque era el último.

Sabe a despertarte pensando que es la hora de levantarte, mirar el reloj y que sean las 3 de la madrugada. En ese momento, en invierno, metido en tu cama, te dan ganas de llorar de alegría.

O mejor, sabe a despertarte pensando que es entre semana y que sea sábado. Ese segundo de duda y la respuesta: sábado, sigue durmiendo. Eso es felicidad.

O mejor todavía, sabe a despertarse, que sea entre semana, pero que tengas el trabajo de tus sueños y no te importe madrugar. Sabe a despertarse para escribir.

frases conoces a joe black

Sabe a llegar al semáforo y que se ponga en verde. Sabe a llegar al metro y que se cierren las puertas detrás de ti. Sabe a llegar a la parada a la vez que el autobús. Sabe a llegar al supermercado y elegir la cola rápida. Sí, lo sé, son detalles sin importancia, pero ponen contento. Quizá porque siempre andamos con prisa.

Sabe a encontrar el abrigo que buscabas rebajado. Que sólo quede uno y que sea tu talla. Llamadme materialista, pero eso sabe bien.

Sabe a terminar un libro. Un buen libro que te ha llevado tiempo acabar. Un libro que te ha hecho soñar despierto durante días. Sabe a cerrarlo y dejarlo en la mesilla de noche, degustando el sabor de boca que te ha dejado. Pensando que es de lo mejor que has leído en mucho tiempo. Y sabe a comenzar el siguiente, una nueva aventura por delante con el recuerdo del anterior todavía vivo en tu memoria.

Pero sabe también a releer. A leer por segunda vez un libro que te gustó mucho. Conocer el final pero recrearte en el desarrollo. Descubrir detalles que te pasaron desapercibidos la primera vez. Y pensar en esa amiga tuya a quien se lo recomendaste y que lo está leyendo por primera vez ahora, imaginar lo que está sintiendo ella al leer esas mismas páginas por primera vez. Porque la felicidad también sabe a recomendar un libro y acertar.

Sabe a conciencia tranquila. Dicen que es la mejor almohada. Por algo será.

frases el club de los poetas muertos

Sabe a un piropo inesperado. Cuando menos te lo esperas. En el trabajo, por el pasillo, al comenzar una reunión. De esos que suben la autoestima para todo el día.

Sabe a viernes. Esto no merece explicación. Canción obligatoria. Ahora.

The Cure – Friday I’m in love (subtitulada)

Sabe a abrir el blog y tener un comentario nuevo. O un email. Lo que sea. Pero algo. Porque la felicidad sabe a pensar que lo que escribes sirve para algo. Para alguien. Que marca una diferencia.

soldadito marinero

Y ahora recuerdo a mi amiga E, que dice que no. Que en realidad la felicidad está en las cosas grandes. En las decisiones importantes. En la pareja que eliges, la ciudad a la que te vas a vivir, o la carrera que decides estudiar.

Y está a punto de convencerme. Pero entonces le pregunto:

¿Cómo comenzó todo con tu pareja? -Con un primer beso. De los buenos. De los que cuestan.

¿Cuál es el primer recuerdo que tienes cuando llegaste a esta ciudad? -Era Navidad. Con turrón de Suchard.

¿Y cuándo decidiste estudiar Derecho? -Tomando un helado. Posiblemente el primer helado del verano.

De chocolate.

@Soldadito_m

 

Y a ti, ¿se te ocurren “gotas” de felicidad”?

Comentarios

  1. Por Sofía

    Responder

  2. Responder

  3. Responder

  4. Por phoenix

    Responder

  5. Responder

  6. Por Julián

    Responder

  7. Por María

    Responder

  8. Por Tere

    Responder

  9. Por luna

    Responder

  10. Por Lorena

    Responder

  11. Por Pedro

    Responder

  12. Por María Antonia Tomé Fernàndez

    Responder

  13. Por Laura HG

    Responder

  14. Por Miguel

    Responder

  15. Por Trece

    Responder

  16. Responder

  17. Responder

  18. Por noemi

    Responder

  19. Responder

  20. Por E

    Responder

  21. Por Carmen

    Responder

  22. Por Beatriz.

    Responder

  23. Por Anna

    Responder

  24. Por c

    Responder

  25. Por Lorena

    Responder

  26. Por Rebeca

    Responder

  27. Por Perfida

    Responder

  28. Por mac

    Responder

  29. Por Ana

    Responder

  30. Por Anónima

    Responder

  31. Por Sargow

    Responder

  32. Por Anna S.B

    Responder

  33. Por Laura

    Responder

  34. Por -T-

    Responder

  35. Por soham trejo

    Responder

  36. Por Mildred

    Responder

  37. Por Candela

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: