Las chicas invisibles

Fue entonces cuando la vi.

Había salido al centro de Madrid para acercarme a una de esas librerías de barrio que siempre tienen un encanto especial. Como si fuese un mundo aparte donde los libros toman todo el protagonismo, un lugar donde el librero siempre parece tener alguna historia interesante que contar.

Al salir de la tienda, al otro lado de la calle vi a una chica a punto de cruzar hacia donde yo me encontraba. Era morena, tenía el pelo liso y era muy guapa. Llevaba un vestido de color azul que dejaba ver unos calcetines oscuros por encima de los tobillos.

Más o menos así.

la-mejor-juventud-1

Cuando llegó a mi lado yo disimulé mirando los libros del escaparate y, una vez me había sobrepasado, me giré y la seguí con la mirada.

Se movía con cierto aire de inseguridad y con una expresión tímida. Mantenía la cabeza ligeramente agachada, lo que hacía que para mirar al frente tuviese que levantar la vista arqueando levemente las cejas.

la-mejor-juventud-2

Sujetaba un libro antiguo en la mano, con unas tapas amarillentas que en otro tiempo debieron ser blancas y, aunque me esforcé por ver el título (siempre lo hago cuando veo a alguien leyendo), no logré averiguar de qué libro se trataba.

La calle era larga y poco transitada a esas horas de la tarde, así que pude ver cómo se alejaba, despacio y manteniendo ese halo de misterio que me había atrapado ya sin remisión.

Lo que más me llamó la atención es que iba buscando ávidamente espejos donde reflejarse, parándose unos segundos delante de cada uno de ellos para observarse.

Le bastaba con cualquier superficie que fuese capaz de devolverle su imagen: escaparates, paneles de aluminio e incluso las ventanillas de algunos coches aparcados, con esos cristales oscuros donde todos nos vemos mejor.

Pensé que debía tratarse de una costumbre muy arraigada en ella, de ésas que hacemos casi sin darnos cuenta, porque en 20 metros de calle repitió la operación no menos de tres o cuatro veces. Unas veces retocaba su peinado, otras se arreglaba una arruga del vestido y a veces simplemente se miraba de soslayo sin siquiera detenerse, como queriendo observarse de perfil y en movimiento.

Su timidez y su inseguridad se adivinaban en esas miradas constantes hacia las superficies reflectantes de la calle.

Porque no lo hacía como otras personas que se miran al espejo de forma altiva, recreándose en su estupendo aspecto. Al contrario, ella se lanzaba miradas críticas, dejando entrever su falta de confianza, como si no le gustase del todo lo que veía delante. Cuando levantaba la mano para retocarse el pelo, lo hacía con un gesto enérgico y nervioso, como intentando conseguir un arreglo rápido sobre algo que no estaba en su sitio.

Y sin embargo, era una de las chicas más guapas que he visto nunca.

Era como si ella fuese la única que no era consciente de su belleza. Como si algo no cuadrase, como si su aspecto físico no fuese en consonancia con su carácter tímido, acostumbrados a chicas guapas de cabeza alta y mirada altiva.

Sin duda era una de esas chicas que caminan por la vida sin creérselo, con esa expresión modesta y esa mirada tímida de quien no es consciente de sus propias virtudes.

one-day-siempre-mismo-dia

Cuando se detenía a observarse ante esos espejos, daban ganas de correr a decirle que no se preocupase. Que iba perfecta. Perfecta con su pelo algo alborotado, con su timidez a cuestas y con sus calcetines cubriendo los tobillos. Perfecta en su imperfección.

Porque tenía una belleza inusual, quizá no la que estamos acostumbrados a ver en las revistas, rasgos perfectos, siluetas producidas en serie y pieles doradas todo el invierno. Era más bien una belleza serena, tranquila, sencilla y dulce.

Tengo un amigo que llama a ese tipo de chicas las chicas invisibles. Lejos de escotes pronunciados, de minifaldas que enseñan más de lo que ocultan, de maquillaje excesivo y de gestos altisonantes, ella era natural, de mirada tranquila y gestos serenos. Con una timidez que denotaba humildad en su carácter.

Y pensé que ese tipo de chicas vale la pena, porque suelen esconder los mejores tesoros. Aunque permanezcan ocultos a la mayoría.

Es como cuando descubres una canción que nadie conoce. Te sientes afortunado por haber encontrado un tesoro oculto y sabes que algún día todo el mundo podrá ver lo que tú has visto primero. Y se lo cuentas a tus amigos con un regusto amargo, porque sabes que cuando todo el mundo la conozca perderá parte de su esencia, de su clandestinidad, de ese encanto que atesora lo que pertenece solo a las minorías. Como esa película independiente de director desconocido que no ha llegado todavía al gran público, como ese libro viejo rescatado del fondo de la biblioteca y como el rincón que descubres en tu cuidad favorita a salvo de los turistas.

Así son las chicas invisibles.

Y mientras la veía alejarse con su libro en la mano, no pude evitar recordar el artículo de Jesús Terrés sobre lo que resulta sexy para él.

Y pensé que sí, que lo sexy a veces lo encontramos en las cosas pequeñas.

Que es sexy ser una chica invisible. Es sexy tu mirada tímida mientras te apartas el pelo, es sexy que te guste leer, que te intereses por la cultura, que tengas pasiones y que te brillen los ojos cuando hablas de ellas, tengas la edad que tengas. Es sexy que te guste pasear por el campo, que tengas un estilo propio y que construyas opiniones no prefabricadas. Es sexy que trates bien a los camareros aunque te estén sirviendo la mesa, es sexy la educación y es sexy que trabajes para pagarte los estudios. Es sexy el maquillaje justo y el color natural de tu piel, y es sexy insinuar más que mostrar. No mates nuestra imaginación. Es sexy no fumar, es sexy que te guste escribir y es sexy que vayas a por lo que quieres, con seguridad pero también con humildad. Es sexy que nunca pienses que es demasiado tarde, que sueñes despierta, que mires más allá y que sigas buscando sin conformarte.

Y es sexy tu vestido con calcetines y tu pelo alborotado.

Sirva este post para reivindicar también a las chicas invisibles. Las que no van pisando tan fuerte por el mundo, pero pisan firme y seguro, solas o acompañadas, como ellas prefieran. Las que no entran en la fiesta buscando todas las miradas sino que se conforman con una.

la-mejor-juventud-frases

Mi amigo dice que el mundo está lleno de chicas invisibles. Que están ahí fuera, por todas partes. Y que es afortunado aquel que da con una de ellas. Porque le puede regalar lo mejor de la vida.

Aunque cueste más verlas. Porque no van a ser el centro de atención en el bar, porque no van a dar el primer paso y porque les dará vergüenza al principio. Porque todo será más despacio, porque en el mundo de la rapidez ellas van a otra velocidad, y porque a veces pasan por tu lado de puntillas. Sin hacer ruido.

Pero están ahí. Muchas veces esperando una palabra, un gesto sencillo.

O una mirada que se cruce con la suya.

la-mejor-juventud-2003

Nota: Ya escribí sobre las chicas menos invisibles aquí, cada una de ellas genial siendo como quiera 🙂

 

@Soldadito_m

Déjame un comentario para que sepa que existes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Nunca habia leido un post que definiera tan bien como se sienten las chicas invisibles. La inseguridad es la caracaterisitica por excelencia, diria yo. Era justo lo q necesitaba leer en este momento. Gracias

  2. Parece que existir es cosa de ser y no de parecer, aunque también, como decís, las visibles que sean también. Se trata de todo ser. Hermoso escrito.

  3. Pingback: Las chicas invisibles — Soldadito Marinero Blog – Pupilas que se dilatan, que deleitan, que delatan

  4. Gracias por tu manera de hacer sentirnos bien y especiales. He releido este post unas tred veces y cuando lo necesito siempre está ahí, con las palabras adecuadas en el momento indicado. Gracias por vernos, y darme la sensación de que, pese a no conocerme, me ves y sientes mi esencia, lo especial en mi. Y gracias a esos chicos que ven a las chicas invisibles, esa gente que es igual de especial solo por el hecho de poder ver más allá.

  5. Pingback: Ojos tristes | paralelismosforaneos

  6. Siempre he pensado que este tipo de chicas tienen más seguridad en si mismas que las que vemos super “maqueadas” escotes y maquillaje. Lo creo porque precisamente no buscan resaltar, buscan ser reconocidas como son, más auténticas.
    Por otro lado, el hecho de que son sean tan creidas es un punto a su favor, siempre me ha parecido muy poco sexy una chica creida y creo que muchos de mi género pensarán igual.

    Fantástico soldatito!

  7. Que reflexión más bonita sobre las chicas invisibles, me he sentido muy identificada, pues yo suele ser la “persona a la que nunca recuerdan” (a pesar de haberme conocido a la misma vez que mis amigas. Y gracias a este precioso texto mi autoestima ha mejorado, porque ahora se que hay más gente como yo, y que por una vez alguien nota nuestra existencia.

  8. ¡Hola de nuevo, querido Soldadito!
    Sin duda, esto es de lo mejor que has escrito (aunque hay una gran competencia con tus otros textos). Coincido plenamente con la idea de que lo sexy es ser inteligente, insinuar en lugar de mostrar, no ser una ovejita más del rebaño, leer y escribir, hablar con pasión de los proyectos… Creo que hay muchísimas chicas invisibles por la vida y lo cierto es que muy poca gente se fija en ellas, pero también hay chicos invisibles. Llámame rara, pero yo prefiero mil veces una mente irresistible que unas abdominales donde se pueda rallar queso jeje.
    Me ha gustado mucho el artículo de Terrés que has dejado y también me gustó mucho la película One Day, se ve que tiene usted muy buen gusto. Un placer regresar a este paraíso de letras, espero no volver a estar tanto tiempo sin dejarme caer por aquí.
    ¡Un abrazo, sé feliz!

  9. Naguara Soldadito! Diste en el blanco.. Chicas invisibles conozco muchas y me incluyo, aunque veces me gusta que noten mi presencia… Admiro a las personas que logran ver a las invisibles, pues tienen la oportunidad de apreciar obras de arte que caminan por las calles… Un abrazo y buenas vibras para que sigas escribiendo tan bonito e inspirando a las personas que te leemos…

  10. Creo de alguna forma entiendo lo que escribes pero al volver releerlo me causa algo de migraña. La mayoría de las tímidas son a causa de una gran parte de patrones que absorbieron en su infancia, y como no, si no hace mucho, las mujeres invisibles se quedaban en casa, cocinaban, se embarazaban un montón de veces porque sus esposos no permitían el uso de anticonceptivos, criaban a niñatos y soportaban golpes. Hoy aplaudo a los niños y niñas que tienen poder de opinión, no es necesario tener que vestir sexy, un montones de tatuajes o perseguir el record de beber más rápido chupitos de tequila. Es sobre, que los hombres, otorguen valor a la posibilidad de acciones que puede desarrollar una mujer y que ellas crean que pueden hacerlo. Ustedes los hombres deben quitarse aquel prejuicio de las invisibles y las sexy, uds solo piensan que algunas son para el sexo y las invisibles para casarse o formar una familia. ¡Tranquilos! que ellas nunca les dirá cuan malo es el sexo y que no saben donde está el clitoris. Dejen de estar o buscar mujeres desde los prejuicios, todas las invisibles y sexy valen la pena, conocen del mundo y pueden otorgar felicidad. No más machismo.

  11. Es una linda observación y dulce tu amigo que las llame “Invisible” y no “que se creen invisibles” o , como me han solido decir: “rara”. Me encanta tu relato, pero es justamente, como dijeron más arriba, es un relato de alguien que realmente observa. En el mundo competitivo que habitamos, es difícil también conservar esa posición de invisibilidad. No me considero invisible, pero sí diferente a lo común o general. Siempre quise que las personas se fijaran en mí por mis actitud, mi pensamiento, mis virtudes. Pero pareciera que para que a uno la “vean” hay que ponerse un cartel, o lucesitas sino pasan¡mos a ser desapercibidas. Esto no es una crítica a esas mujeres que les gusta usar ropa que muestre sus curvas o redondeses femeninas, con peinados y maquillaje acorde a ello, porque simplemente se sienten cómodas y no, como en otros casos, sea para aparentar. A esas mujeres las aplaudo; esas que muestran su seguridad a cada paso de quienes son y que, aunque las veamos vestidas de entre casa siguen con ese temple autosuficiente, que suelen ser hasta admiradas por las propias mujeres porque no demuestra rivalidad sino solo seguridad. Pero sí pienso que todos debemos ser vistos sin necesitar más que ser nosotros mismos. En definitiva, creo, creo, que las personas debemos aprender a observar la esencia de las personas y de las cosas, porque las frivolidades es lo que enchastra al mundo, desigualisa, crea Seres que en muchos casos no somos. Todos somos importantes y bellos, interesantes e importantes, tengamos la ropa o los bienes que tengamos… No olvidemos que ésta problemática también pasa con algunos hombres. Siempre pensé que, mirando desde nuestro interior, apreciamos no solo la realidad, sino que, apreciamos el mundo y la existencia en toda su magnificencia. Gracias

  12. He encontrado tu blog por casualidad con esta entrada. Tengo que darte la enhorabuena por tu forma de escribir y expresarte que es muy especial. Esta entrada es simplemente genial, me he sentido muy identificada. 🙂 🙂

  13. Hola de nuevo! Me ha encantado, ya sabes que todo lo que escribes me inspira, pero este post especialmente porque me identifico con él en muchos aspectos y momentos de mi vida. Siempre he tenido momentos en los que he preferido pasar desapercibida, por vergüenza llamemoslo así, o el típico en el que tienes un grupo de amigas y son todas tan guapas y llaman tanto la atención, que aunque tú ya hayas aprendido a verte así también, no dejas, en cierto modo, de sentirte menos. Pero en fin… como tú dices eso también tiene su encanto, porque no sólo porque un día mi mirada capte otra y con una sola baste, sino porque pasando inadvertida puedes llegar muy alto sin ninguna distracción y sorprender…. en fin… que sino no paro. Saludos!

  14. No se si soy una chica invisible, pero si se que así me siento. Quizás bonita, quizás no, desde luego sí bella por a todo y a todos les doy mi toque, mi punto de vista, los matizo y exalto. Me gustan las personas pero a la vez me asustan. Abogo por la bondad y creo que cuando vas regalando sonrisas, mucha gente no entiende que te ocurre. Sin embargo puede que le cambies el día a alguna de las personas con las que te cruzas. Gracias por tus palabras. Gracias por ver y saber mirar.

  15. Pingback: Las chicas invisibles – Volveremos a dormir sin asustarnos y abrazarnos porque sí

  16. Realmente me ha encantado lo que has escrito, tu manera de expresarte, de describir las cosas de esta manera tan… digamos especial.
    No es el primer post tuyo que leo pero si es con el que mas identificada me he sentido. Supongo que porque muchas de las cosas que hace o piensa esa “chica invisible”, también las hago o las pienso yo.
    Espero con todo corazón que nunca dejes de escribir, porque se te da de escándalo y haces que esto llegue muy hondo en muchas personas. Animas, das consejos, haces reflexionar… creo que no se puede llegar a saber todo lo que influyen estas palabras en tus lectores.
    Un abrazo muy grande.

  17. Chica invisible?….Invisible para quien….umm no creo que esto en realidad suceda….cada persona en su infinito ser es visible….quizas confundamos el termino…de personas prototipo…hablando de chicas..las personas somos visible para con quien conectamos o tenemos similitud en algo. Todo es visible. Solo que cada cosa es mas empatica con otras. Me cuestiono la imagen de la chica de la fotografia que acompaña el texto…se ve segun los estándares de prototipos de jovenes muy a la par…esta modelo o chica transmite fuerza….no creo que sea una tal chica muy invisible….a veces se nos dejamos crear ideas conceptos elaborados de la imagen de si mismo. Y no dicen lo autenticos que realmente somos cuando somos visibles para nosotros mismos. Amarnos sin compararnos nos dota de una autentica visibilidad…chicas todas somos hermosas y bellas…en nuesta singularidad.

  18. Es gracioso que en todo momento haya pensado en mí misma, mientras leía esto.
    Por una parte me parece bonito, y por otra triste, porque las chicas invisibles no son vistas con esos ojos, te lo dice una de ellas.

  19. Me encanta esa definición de chica invisible. Eres muy observador y aunque no creo que existan tantas como cuentas, es esperanzador saber que no siempre lo vistoso es lo elegido

  20. Me ha encantado… Da gusto que aún quede gente que piensa así, y no se limite simplemente a adular a todas aquellas chicas que creen que llevando menos ropa y más maquillaje son más bellas.

    Un placer leerte

  21. Me ha gustado mucho es post,no esperaba que se supiera ver tanto desde fuera solo con observar a una ‘chica invisible’. Siempre pensé que mi timidez y mi inseguridad era un defecto. Gracias por hacer que parezcamos criaturas fantásticas.

  22. Me a gustado muchísimo tu artículo me a hecho recordar algo de mí ya olvidado y recobrar algo muy querido de mi misma, por primera vez en mucho tiempo e llorado al recordar quién era y quien soy y el porque de la esencia de mi persona, si es cierto que no soy de las personas mas timidas del mundo pero quizá si de las mas inseguras, y quizá los lectores y lectoras de este comentario no lo apreciarán pero me a llevado mucho tiempo escribir esto, gracias por dedicarle esas palabras a la sencillez y al brillo de las personas que somos genuinas, que no creemos en modas y en tiempos, que pensamos por nosotras mismas y opinamos sin miedo a lo que puedan o no decir lo demás, que tenemos cosas mas importantes en las que pensar que en el estampado de moda de la temporada del año siguiente, personas que nos apasiona la danza, la música, la lectura, el cine…. Que tenemos algo mas en carbeza que no un simple cascarón donde llevar el corte y color de tendencia ( lo cuál tampoco es malo) las chicas invisibles…conozco muchas de ellas y en parte me identifico con muchas de las cosas en el texto escritas…las chicas invisibles incluso amenudo son una combinación de la chica visible para todos y la muy bien descrita chica invisible sabe bien de todas esas cosas que la visible también sabe pero es incapaz de hacerlas por falta de coraje, timidez o confianza o simplemente por el hecho de que tantas miradas son innecesarias, realmente solo una mirada verdadera es mejor que 100 en un momento dado….

  23. No sé ni cómo empezar. Podría comenzar por señalar todas y cada una de las actitudes machistas y profundamente erróneas que expones en tu post, o el inquietante e incómodo acoso al que se somete a esa “chica invisible”.
    Absolutamente TODO en este post está mal. Empezando por el acoso callejero (analizas sus movimientos y sus gestos, sigues a la chica por la calle), pasando por la tonelada de clichés enfermizos y machistas (chica vestida de x manera no puede tener x gustos, las mujeres se visten para agradarte, etc.) hasta ese apoteósico final oponiendo a dos tipos de mujer que, para empezar, ni siquiera son opuestas (eh, el maquillaje me impide abrir libros y leer, y los escotes no me dejan entrar a museos), a costa de perpetuar la idea patriarcal de competición entre mujeres.
    Para que te enteres, ninguna chica, “invisible” o no, quiere que la sigas por la calle. NINGUNA chica necesita que un hombre sea quien mida su valor, ni físico, ni emocional, ni cultural. Nuestro valor no depende de lo que tú opines. NINGUNA chica debe regirse por la dicotomía “tía buena estúpida y tía normalita super culta”. Eso no existe.
    Es repugnante que sexualices cada gesto que hacemos. Es repugnante que sexualices nuestra lectura. Es repugnante que sexualices nuestros paseos por el campo. Es repugnante que sexualices nuestro aspecto, cumpla o no un canon, y es repugnante que creas que tu opinión importa a alguna de nosotras.
    Además, el calificar a una mujer con problemas de autoestima como “invisible” no es mono. No es agradable. No te lo agradecemos. Es una forma de perpetuar el concepto patriarcal de valor de la mujer respecto al interés que despierta entre los hombres.
    En resumen, el post entero es un despropósito y una apología brutal al machismo más rancio en el que demuestras en cada palabra tu terrible ignorancia. Por favor, infórmate sobre feminismo antes de hablar sobre mujeres para evitar historias como ésta, en la que se glorifican aspectos realmente perjudiciales.

    ¿Sabes una cosa? Es realmente sexy que aprendas a escribir, y que te informes y eduques en el feminismo.

  24. Este artículo está lleno de machismo escondido. Volvemos a lo típico de clasificar a una mujer según su aspecto. Qué sustento, mas o menos lógico, hay para decir que una mujer, por verse insegura y “desarreglada” con el pelo alborotado, no puede llegar a tener opiniones prefabricadas y es una persona culta e interesante? Tiene algo de malo o indica algún tipo de inferioridad usar escotes y minifaldas que dejan ver mas de lo que ocultan? No censuremos los cuerpos femeninos, no hagamos de los cuerpos un tabú. Una mujer con escote puede tener el mismo interes por la lectura que una que no. O para sentarne a leer un libro necesito llevar una falda hasta los tobillos? Esas mujeres que describís como altisonantes solo por su aspecto pueden esconder los mismos “tesoros” que la chica invisible de tu post. La única manera de darse cuenta si una persona le gusta leer, es culta o no es culta, o tiene opiniones prefabricadas o no, es HABLÁNDOLE. Ahora… si no nos animamos a hablarle a una mujer (con minifalda y escote o no) porque se ve segura y con confianza en ella misma, ese es otro problema. Por qué una mujer insegura parece valer mas, en tu articulo, que una que no lo es? Nuestro aspecto físico o cómo decidamos vestirnos no asigna mecánicamente características intelectuales. Por más buenas intensiones que hayas tenido al escribir tu post, evitemos caer en los estereotipos, de los contrario vamos a seguir reproduciendo las nociones del sentido común…que nada construyen. Saludos de una mujer segura.

    • GRACIAS.
      Otra mujer segura, que se viste como quiere, que fuma y se considera sexy. Porque ser sexy es hacer lo que nos de la gana, sin pretender que nos clasifiquéis constantemente.

    • Yo tengo la gran suerte de que mi novia es una de las chicas de las que narra el autor. Supongo que eso me hace ser un machista.

      • Tu novia tiene la gran desgracia de que pienses que ella es este estereotipo de persona que es “invisible”. Y sí, eres un machista.

        DE UNA CHICA INSEGURA

      • Machista serás si prensas que tu novia tiene mas valor porque es tímida o insegura. Y machista seras si pensas que una mujer que es segura, que se “arregla” y se maquilla, es superficial e inculta. O si pensas que ser tímida te convierte automaticamente en una persona culta y profunda.

    • Pero vamos a ver. ¿Quieres que te de la razón? Te la doy. Tienes razón. Pero has de tener en cuenta que el texto habla de esas chicas tímidas que tienen un mundo dentro que una vez lo descubres es algo maravilloso. O mejor aún, que esa persona quiera compartir contigo.
      Una chica segura sin complejidades y siendo tal y como es,es normal que se sienta cómoda compartiendo sus gustos con otras personas.
      El chico habla de chicas TÍMIDAS.
      ¿Dónde está el estereotipo?
      ¿Te refieres al aspecto?
      Vale…pero no sé tú, pero digo yo que una chica TÍMIDA lo ÚLTIMO que querría (a no ser que se desmelene o quiera dehar su timidez atrás) hacer es ir por la calle provocativa.
      Una chica segura como tú, supongo que tendrá también esas virtudes. El autor de esto no lo niega (que no lo mencione no quiere decir que lo niegue). Una chica super extrovertida tiene un mundo que compartir con los demás.
      La chica invisible es aquel que tiene un mundo dentro,se nota que es diferente pero tiene una pega..su inseguridad.
      Si hay algo de lo que hay que señalar en el texto no es el machismo escondido que supuestamente tiene (que no es verdad, no lo tiene),solamente hay que señalar que todavía hay muchos quienes dependen de las opiniones de los demás.

      Supongo que la chica invisible quien se la describe aquí, pensará mucho sobre qué imagen da hacia la gente.

      Y la única pega que veo es el contexto.
      Me encantó el texto, pero lo que hizo la chica invisible a tan solo 20 metros (mirar su reflejo a cualquier oportunidad) lo haría también yo, si ese día pasa un evento importante para mí o si tengo que ir a cualqujer sitio y hemos salido con prisas de la casa.
      Por lo demás, es un texto muy emotivo. Me gustó bastante y no tiene ningún machisml escondido dentro. Te lo aseguro.
      Atentamente, una chica tímida.

      • “¿Dónde está el estereotipo? ¿Te refieres al aspecto?” No. Me refiero al mecanicismo de pensar que si una chica es tímida, es profunda. Y a pensar que si una chica no es tímida, no es profunda.

    • Totalmente de acuerdo. El resumen es “chicos haced caso a las chicas timidas e inseguras que tambien estan esperando a que un hombre les dirija la palabra y pueden valer la pena”. Perdooonnn??? A las chicas inseguras: ningun hombre os dara seguridad, solo vosotras mismas podeis creeros lo mucho que valeis.

      • Coincido! Al igual que con el mito de la “media naranja”. Yo ya soy una naranja completa… no necesito una pareja para completarse.

  25. Un texto muy bonito, pero volvemos al manido cliché de la chica guapa que no se da cuenta de que lo es. De la mujer que insegura de si misma, espera que la descubran para decirle lo que vale. De nuevo la cenicienta como modelo renovado. Como mujer he sido la chica invisible, se lo que se siente, y seamos honestos el problema de ser invisible es que eres invisible hasta para una misma. Cuando estas segura de ti, feliz, cuando no te escondes ni te lanzas miradas criticas al reflejo en los escaparates, te haces ver. Todo lo que tu nombras es sexy es cierto. Menos sentirse invisible. Ser sexy es cuestión de actitud, y si una no se ve a una misma, no puede enseñarse a los demás

  26. Me ha gustado. Lo que no me gustan son los comentarios de esas chicas que se dicen invisibles. ¿No te has parado a pensar que alguien que realmente es invisible jamás te escribiría un comentario? Es cierto que hay personas que no son tan llamativas como otras, en el sentido de que en el tren por ejemplo, no sean objetivo de miradas, a mi parecer, lascivas. Pero eso no quiere decir que sean invisibles. Ahora, si te refieres a alguien, que necesita uno o dos meses para integrarse en un grupo o que en clase siempre se sentaba en la última fila porque prefería observar a ser observada y en los descansos no le importaba estar sola escuchando música, leyendo o por qué no, seguir observando a la gente.. Has dado en el clavo, pero yo no me considero invisible ni mucho menos, tampoco me importa si se percatan de si estoy o no. Simplemente vivo mi vida siendo como soy.. Con mi verdad por bandera y con las mejores historias, las más sentidas, las más apasionadas, las más de verdad… Te lo digo yo, en mi mediocridad visible y mi sensibilidad invisible.

    • Me a gustado mucho tu comentario realmente pienso que eres de las mujeres que como yo has visto lo que eo texto quería decir se refiere justamente a eso, no a la personalidad del querer desaparecer bien bien :s

  27. Enhorabuena porque es muy acertado lo que pones, estoy deacuerdo con lo que pones pero las chicas invisibles no somos valoradas.

  28. Me ha encantado. Tanto por la dulzura mostrada al escribir esas palabras como por el hecho de que en algunas de las frases formadas me veía reflejada. Gracias por algo tan bello.

  29. Pocas personas valoran lo que el silencio guarda, porque detrás de un silencio hay mucho que decir, hay mucho escondido. No sé qué es sexy o qué no lo es. Sólo sé qué es la belleza, todo aquéllo que nace de lo que no se ve. Lo sexy no interesa, interesa el valor de lo que se esconde.

  30. La próxima vez hazle saber que para ti no es invisible, que se quedó grabada dentro de ti, seguramente para ella tú tampoco lo fuiste, aunque no pueda articular palabra, un hombre que ama las librerías y escribe estos textos debe ser un hombre invisible también.

  31. Me ha gustado mucho tu entrada!! me siento identificada con ella, ahora con el paso del tiempo he vencido un poco mi timidez. Gracias por compartirlo y valorarlo como una virtud en lugar de defecto.un saludo

  32. Suelo leer tus artículos pero es la primera vez que comento. Me ha encantado tu artículo y también me siento muy identificada . Es muy difícil ser tímida en la sociedad en la que vivimos y se agradece que haya personas que lo valoren y no lo vean como algo negativo.

  33. Totalmente identificada, necesitaba este post hoy, me alegro de haber tenido estos 5 minutos para poder leerlo. Gracias por compartirlo y hacernos saber a las chicas invisibles que lo valemos.
    Besos.

  34. Me ha encantado tu texto, me siento muy identificada soy de esas que intentan pasar de p puntillas porque mis inseguridades muchas veces no me dejan pasar de otra forma, gracias por escribirlo, enhorabuena.

  35. Siempre voy con prisas y no tengo tiempo para leer. Me han cancelado una clase y he podido leerte. Gracias por describir tan bien a esa clase de chicas con las que suelo soñar… Y gracias por hacerme soñar despierto 😉

  36. + Si pudieras tener un poder, ¿cuál sería?
    – Ya lo tengo, ser invisible.

    Me siento tan, tan, tan identificada…
    A veces lo esencial es invisible a los ojos.
    Gracias por este post.

  37. Supongo que nos pasa a muchas, pero me siento totalmente identificada. Mi timidez casi enfermiza siempre me ha hecho intentar pasar un poco desapercibida; necesito un poco de tiempo y confianza para abrirme a los demás. Y muchas veces he pensado que eso hace que muchos chicos no se hayan tomado la molestia de conocerme (demasiado esfuerzo, quizá). Pero me alegra leer tu entrada y saber que todavía hay hombres que merecen la pena también. Un beso!!

  38. Me ha encantado este post. Eres muy grande! Siiii existimos!! Y aunque no llamemos la atención estamos ahí. Somos sencillas, agradecidas, nos encanta leer y no sabemos posar en las fotos (por vergüenza, por torpeza) como las chicas de las que todo el mundo está prendado, pero valemos mucho.

  39. Siempre me sorprende lo fácilmente que me identifico en tus escritos. Será porque en el fondo, también a las invisibles nos gusta que nos vean. Curiosamente, por un momento me ha parecido altivo sentirme identificada.

  40. Gracias por hacernos destacar aunque sea por escrito.., Estoy tan acostumbrada a ser invisible en un mundo que se busca tanto lo visible, que hasta me sentía mal por serlo, pero hoy gracias a esta bonita reflexión, ha cambiado mi forma de pensar.😊

  41. Y también existen los chicos invisibles…..puede ser una forma de ir por la vida, quizás más cómoda y voluntariamente elegida o quizas la única q pueden adoptar por su personalidad. En cualquier caso todo un halago para las chicas invisibles q son muchas

  42. Me gusta tanto tantísimo que he tenido que releerla con banda sonora (Waiting on an Angel- Ben Harper). Gracias por pensar así, por plasmarlo igual, y por hacernos creer que sigue quedando gente diferente.
    Un placer leerte, como siempre.

  43. Curiosa forma de hacer que dejemos algún comentario para dejar la marca de nuestras yemas pasando de arriba a abajo para poder leer tu post.
    Quizás sea una chica invisible que quiero un poco de visibilidad por unos segundos.

  44. Me encanta el contenido de este blog, aspiro a que algún día sea capaz de escribir como tú. Reflexiono un montón a raíz de tus posts, son increíbles. Me he sentido bastante identificada. <3

  45. Una vez mas veo alguna porción de mi mísma en tus palabras. Estoy enamorada de cada uno de tus artículos. Me ha encantado este.

    Saludos 😄

  46. No se si será sexy o no… Pero posts como este son los que nos enganchan a ti. Los que nos hacen sentir especiales, importantes y valiosas. Los que nos hacen ver que lo que nosotras a veces consideramos defectos o características poco deseables (leer demasiado, no maquillarnos excesivamente, o simplemente ser independientes y no querer que nadie nos pague siquiera una copa porque no queremos sentirnos ni en deuda ni objetos) son las cosas que nos hacen realmente especiales.

    Mil gracias por tener siempre las palabras perfectas en los momentos en que más se necesitan.