Hasta Tahití

Cuando era un niño, mi mamá me dijo
“Solo hay una chica para ti en el mundo
Y probablemente vive en Tahití”
Recorrería el mundo entero

Sólo para encontrarla

Wreckless Eric – Whole Wide World

Muchos ya la han encontrado, pero somos también muchos los que no lo hemos hecho.

Y en estos meses repletos de bodas y despedidas de soltero me acuerdo de esa canción, y de la genial escena de la película Más Extraño que la Ficción.

Y pienso que no. Que no es cierto que sólo haya una chica para cada uno de nosotros. Pero en un mundo tan grande con encontrar a una nos basta. Y esa una es de la que habla la canción, puede estar leyendo esto en su casa o puede estar en Tahití. Pero está ahí.

Y sólo queda buscar. Llegar hasta los confines del mundo si hace falta, guiados por lo que en el fondo muchos queremos, aunque no lo digamos para hacernos los fuertes.

Para encontrarla, para dejar de bailar solos, para dejarnos caer sabiendo que alguien nos cogerá. Para dejar de fingir, para mirar a través de otros ojos, para encontrar ese sitio del que ya no se quiere regresar. Para dejar de ser prisioneros.

delgada-linea-roja

Y quizá tengamos que esperar bastante. Ver como todos nuestros amigos nos adelantan por la derecha. Ver en Instagram cómo aquellas chicas mejores que nosotros, a las que dejamos marchar no sabemos muy bien por qué, encontraron lo que no les dimos y avanzan en su vida.

Ir a bodas y que nos pongan en la mesa de los solteros. Ser objeto de bromas sobre nuestra soltería. Sentirnos el comodín para salir de fiesta cuando la novia de nuestro mejor amigo se vaya de puente, vernos excluidos en las ofertas de dos por uno y estar rodeados de gente cada vez más joven.

Pero da igual. Aunque tengamos que esperar, alguien está ahí esperándonos a nosotros. Y cuando la encontremos no la dejaremos marchar.

crazy-stupid-love

Aunque para ello tengamos que ir hasta Tahití, aunque tengamos recorrer medio mundo. Aunque tengamos que vencer a la física.

drácula bram stoker

Y entonces sabremos que lo importante no era llegar antes, sino llegar bien y seguros de lo que hacemos.

Porque hay una meta esperando. Una meta que hará que todo lo demás haya merecido la pena. Que elimine las dudas sobre otras vidas posibles. Sobre jugarnos todo a una carta. Porque es LA CARTA.

La única.

Nunca hubo otra posibilidad.

Y seguiremos remando para conseguirlo.

Para tener un cómplice en esta aventura.

Para encontrarte. Para encontrarme.

Para que la canción del inicio del post pueda cambiarse por ésta otra. Aunque para ello haya que llegar hasta Tahití.

Te miro y digo “esto es lo más feliz que he sido nunca”
Y diré “ya no siento más que tenga que ser James Dean”
Y tú dirás “Me siento muy feliz también,
siempre estoy feliz cuando me estoy relajando contigo”

Noah & The Whale – 5 Years Time

*Lo sé, también es una opción quedarse solo, pero hoy me apetecía escribir esto. Qué le voy a hacer 🙂

@Soldadito_m

Comentarios

  1. Por Jester

    Responder

  2. Por Duduiii

    Responder

  3. Por Pinto

    Responder

  4. Responder

  5. Por Marta

    Responder

    • Por Soldadito

      Responder

  6. Por Luisa

    Responder

  7. Por Ali EB

    Responder

  8. Por Ana

    Responder

    • Por Ana

      Responder

  9. Por Noe

    Responder

  10. Responder

  11. Por Nuria MG

    Responder

  12. Por Soham Trejo ostos

    Responder

  13. Por Sargow

    Responder

    • Por Soldadito

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: