Me tenías con el Hola

Y tú preocupada.

Preocupada por esa primera cita. Por tener preparados temas de conversación, por evitar silencios incómodos. Por ofrecer tu mejor versión.

Y, sin embargo, no era necesario.

No era necesario porque me tenías ganado de antemano. Me habías ganado antes de jugar el partido, incluso antes de saltar al campo. Mucho antes de entrar por la puerta de mi casa.

Pero hoy cuando has entrado tenías la sonrisa de las primeras citas. La sonrisa nerviosa y tensa de querer causar una buena impresión, porque aún no hay confianza y ya se ha subido el telón.

La sonrisa del episodio piloto.

Jerry Maguire

Puedes seguir leyendo este post en el siguiente enlace, ya que lo escribí para otro Blog 🙂

Historia de Diciembre: Me tenías con el Hola

Gracias!

Comentarios

  1. Por Pal

    Responder

  2. Por Vanessa

    Responder

  3. Responder

  4. Por Laura

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: