El sabor de una Coca-Cola - Soldadito Marinero Blog

El sabor de una Coca-Cola

“Hoy es un día especial. Todos hemos recibido una botella de Coca-Cola. Esto puede parecer que no es demasiado importante, pero si hubieras visto a todos esos hombres que llevan meses luchando apretar contra su pecho la botella, correr hacia su tienda de campaña y quedarse mirándola…. No sabían qué hacer. Nadie ha bebido su Coca-Cola todavía,  porque cuando lo hagan, todo habrá terminado”

(Soldado Dave Edwards, en una carta a su hermano. Italia, 1944)

Esta es la carta que un soldado americano, Dave Edwards, escribió a su hermano desde el frente italiano durante la Segunda Guerra Mundial, en 1944.

Mientras se encontraban luchando contra los alemanes, los soldados recibieron como regalo una botella de Coca-Cola para cada uno.

coca cola soldadito marinero

Intento imaginarme cómo sabe esa Coca-Cola. Pero supongo que nunca podré saberlo, porque soy un afortunado.

Y tú también.

Aunque a veces no nos acordemos.

Quizá pueda intuir una mínima aproximación a ese sabor. Puedo pensar que ese refresco sabe a despertar de una pesadilla, sabe al primer día de vacaciones después de meses de trabajo, sabe a tumbarme en mi cama después de un viaje de mochilero, sabe a esas pequeñas cosas que nos dan felicidad… Pero es inútil. Me quedo a años luz del sabor de esa Coca-Cola.

Tendría que multiplicar por infinito cualquier placer de mi vida para comprender cómo le supo a aquellos soldados.

Es curioso. Yo, que tengo de todo, nunca podré probar un refresco tan bueno. Que me sepa así. A vida.

Porque la felicidad es relativa. Necesitas estar abajo para valorar el estar arriba.

Y nosotros somos los afortunados que no hemos pasado penalidades. La generación del bienestar.

La generación que puede bajar al bar a comprar una Coca-Cola ahora mismo. En 10 minutos. Ni siquiera eso, quizá hay una máquina de vending en el descansillo de la oficina.

Y eso nos convierte en la generación que lo da todo por hecho. Y sin embargo no dejamos de quejarnos.

Pero es innato a la condición humana valorar solo aquello de lo que se carece. Un privilegio mantenido durante el tiempo suficiente, se convierte en un derecho. Se da por supuesto. Olvidamos su valor y, sólo cuando nos falta, lo apreciamos.

Por eso a veces hace falta una experiencia traumática para despertar. Por eso tenemos que vislumbrar la posibilidad de perder algo para valorarlo. Tu pareja, tu hogar, tu libertad… la vida.

¿Acaso no estaban más vivos aquellos soldados cerca de la muerte, que yo en mi sillón?

Hay una escena en “El Club de la Lucha” que siempre recuerdo.

Se trata de cuando Tyler Durden amenaza con matar, pistola en la cabeza, al vendedor Raymond Hessel. Tayler está a punto de apretar el gatillo, pero al final le deja marchar. Y entonces dice lo siguiente:

el club de la lucha

Te dejo al final de la entrada la escena para que veas de lo que hablo.

Resulta que Tyler tenía razón.

Porque a Raymond el desayuno del día siguiente le sabrá igual que le supo esa Coca-Cola a aquellos soldados. Porque valorará su vida como nunca lo había hecho, al haber estado a punto de perderla.

Y yo me pregunto si a veces necesitaría que Tyler me apuntase a mí con una pistola en la cabeza.

Para reaccionar.

Para dejar de quejarme por cosas sin importancia.

Nada como un encuentro así para comenzar a valorar la vida. Para poner las cosas en su sitio. Para relativizar los problemas. Para dejar de quejarte porque el metro se ha retrasado 2 minutos. Porque tu jefe te ha hecho quedarte media hora más. O porque hoy es lunes.

¿Lunes? Cuando Raymond Hessel tiene su pistola en la cabeza no le importaría vivir en lunes el resto de su vida.

Pero me temo que a nosotros ningún desayuno nos va a saber cómo el de Raymond Hessel.

Y ninguna Coca-Cola nos va saber como supo a esos soldados.

Como ninguna cerveza nos refrescará como refrescó a los amigos de Andy Dufresne en la cárcel. Si no has visto esta película, ya estás tardando.

cadena perpetua

Pero espera un momento.

Quizá podamos hacerlo.

Quizá podamos cerrar los ojos. Evadirnos de la época que nos ha tocado vivir. Pensar que estamos en la situación de aquellos soldados. En el barro, en medio de la guerra, a miles de kilómetros de casa. Con la ropa de una semana.

Cerrar los ojos y soñar que estamos ahí.

¿Estoy allí?

Sí, estoy allí.

Cojo mi Coca-Cola, doy el primer trago y puedo saborearla como si fuese el último refresco de mi vida.

Como si no hubiese bebido una Coca-Cola en meses.

Como si no supiese si volveré a probar otra.

Y entonces me doy cuenta de que ahora, cerca de la muerte, es cuando de verdad estoy vivo.

Los que vivís seguros en vuestras casas caldeadas. Los que os encontráis, al volver por la tarde, la comida caliente y los rostros amigos: considerad si es un hombre quien trabaja en el fango.
Quien no conoce la paz.

Si esto es un Hombre, Primo Levi – 1947

El Club de la Lucha (1999)

Que ponga Coca-Cola y no otro refresco es por la historia de los soldados. Da igual, es simbólico! Gracias por llegar hasta aquí leyendo! Si me dejas un comentario me haces feliz 🙂

Comentarios

  1. Por Cristina

    Responder

  2. Por Paqui

    Responder

  3. Por Jennifer González

    Responder

  4. Por Sandy

    Responder

  5. Responder

  6. Responder

  7. Responder

  8. Por Silvia

    Responder

  9. Por BERKANA

    Responder

  10. Por Retazos a máquina

    Responder

  11. Responder

  12. Por Bárbara

    Responder

  13. Por Andrea

    Responder

  14. Por Jhonmar Reyes

    Responder

  15. Por Leticia

    Responder

  16. Por Ricardituos

    Responder

  17. Por Elena Pretel

    Responder

  18. Por Rubia

    Responder

  19. Por Amauri Perez

    Responder

  20. Por Mark

    Responder

  21. Por jeny

    Responder

  22. Por Edu

    Responder

  23. Por AMAIA

    Responder

  24. Por Ahimilec Castillo

    Responder

  25. Responder

  26. Por Gracia

    Responder

  27. Por Elisa

    Responder

  28. Por Celeste

    Responder

  29. Responder

  30. Por Manuel

    Responder

  31. Por CRISTINA

    Responder

  32. Por Mónica

    Responder

  33. Por Daniel

    Responder

  34. Por Raúl Stanciu (Luprus)

    Responder

  35. Por Rafa

    Responder

  36. Por Encarni

    Responder

  37. Responder

  38. Por FURIA

    Responder

  39. Por Maria

    Responder

  40. Por -S

    Responder

  41. Por Javier

    Responder

  42. Por Maria

    Responder

  43. Responder

  44. Responder

  45. Por Maria

    Responder

  46. Por Arcanvs

    Responder

    • Por Soldadito

      Responder

      • Por Oz

        Responder

  47. Por Fernando

    Responder

    • Por Soldadito

      Responder

  48. Por Alberto

    Responder

  49. Por Alberto

    Responder

    • Por Soldadito

      Responder

  50. Por yoshi

    Responder

  51. Por Mariam

    Responder

  52. Por abi

    Responder

  53. Por Anna S.B.

    Responder

  54. Por Ana

    Responder

  55. Por -T-

    Responder

  56. Por esther

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: