Tenías razón. Tenías razón en que la cosa, o “el mercado” como tú lo llamabas, está peor para vosotras que para nosotros. Que quedan pocos chicos que merezcan la pena. Y que cada año que cumples, la cosa va a peor. Pero sabes que puede estar en cualquier sitio. Que quizá todavía no le conozcas.