Quizá sea el mismo motivo por el que escribo. Para saber que no estoy solo, que tú estás ahí. Porque te necesito. Necesito que estés y necesito que te quedes. Y sé que es difícil que no te vayas. Sé que cada punto, cada coma y cada párrafo demasiado largo, son oportunidades para perderte. Para