Y allí estaba ella. La había visto otras veces por los pasillos de la Universidad. Pero ahora la tenía en mi propia aula, en la academia. Era mi oportunidad después de un cuatrimestre buscando momentos; un contacto visual, un “fortuito” encuentro en la clase optativa que compartíamos o, bendita casualidad, 5 minutos en la parada de