Seguramente hayas llegado hasta aquí por casualidad. Si me paro a pensarlo, seguramente yo esté aquí por el mismo motivo. Porque las casualidades rigen el mundo. Porque hoy en Madrid alguien se enamorará por una casualidad. En Roma alguien encontrará el trabajo que cambiará su vida, por casualidad. Y en Berlín otra persona se quedará