Unas cuantas decepciones, algunas despedidas regadas de lágrimas y una buena dosis de desconfianza. Eso es lo que nos queda después de algunas relaciones que no llegaron a donde prometían. Una amiga me dijo que ojalá el amor fuese como esas ofertas en la que te devuelven el dinero. En este caso ella se inventaba